Sant Mateu, corazón del Bajo Maestrazgo